Diana Rodriguez Angulo

LA QUEJA

Actualizado: mar 12

¿Te la pasas quejándote? Que tu cuerpo no es perfecto, que tu economía es paupérrima, que tu pareja es imposible, que tus hijos te enloquecen, que tus amigos te ignoran, que para ti nada funciona, que tu vida es una mierda. ¡Para! Cada vez que te quejas dejas de reconocer y agradecer… saboteas tu vida.


La queja es la excusa perfecta para no intentar nada. Consideras que quejándote las cosas van a cambiar, que vas a obtener algo distinto o que tu queja conmoverá al universo para que mágicamente solucione tu #vida.


Te quejas hasta de las quejas de los demás, de su mal o buen humor, de si hacen o no. Las quejas no te permiten cambiar lo que te disgusta y tampoco recibir lo que está llegando porque te quedas atrapado detrás de todos los motivos que tienes para quejarte.


El secreto para neutralizar la queja se llama permisión, esto no significa que tengas que permitir que pase lo que sea, ni que te hagan lo que quieran, sino de aceptar que todo el mundo tiene derecho a tomar sus propias #decisiones y comenzar por tener permisión de ti.



Fíjate de qué te quejas, de ahí obtendrás información muy valiosa sobre tus puntos de vista respecto a la situación que genera tu queja, te darás cuenta de cómo la ves y cómo la percibes, cuando te quejas expresas que algo está mal y al mismo tiempo te niegas a aceptar que, de alguna manera, tú lo has creado, así te sales de la ecuación y evades tu responsabilidad.


¿Será que te gustan las situaciones que justifican tu queja? ¿Te brindan alguna ventaja? Una de esas ventajas puede ser el reconocer puntos débiles en ti, tal vez pueden darte respuestas, revelar muchas cosas que no puedes ver por estar enfrascado en un único y terco punto de vista.


¿Usas las quejas para no cambiar? ¿Para mantenerte en el punto fijo del “yo tengo razón”? y las defiendes diciendo “tengo razones para quejarme”, “tengo razón para estar furioso”. Esta actitud no te permite ver las #posibilidades de cambiar la situación. Si en lugar de intentar algo distinto te quejas, no habrá cambio, ¿quieres sentarte a esperar a ver si tus quejas aportan la solución?


Si cambias el foco tal vez la queja te muestre que hay algo que puedes cambiar, que puedes elegir una nueva forma de afrontar esa situación.Fíjate bien de qué te quejas y date cuenta de cómo la queja te muestra lo que puedes cambiar, lo que estás juzgando y la posibilidad que existe de elegir algo diferente.


Juzgarte por quejarte y definir la queja como algo erróneo es caer en otro tipo de queja que no aporta nada nuevo y te vuelve a atorar. Observa toda la #energía que desperdicias quejándote. ¿Cuánta potencia estás evitando tener y recibir de ti eligiendo la queja? ¿Cuántas posibilidades estás poniendo en forma de queja evitando que tomes elecciones y acciones efectivas?



Pregunta ¿qué va a crear más, la queja o la #acción tendiente a la solución? Elige algo que cree más, por ejemplo si te quejas de tu trabajo pregunta ¿Qué puedo cambiar aquí que va a crear más? ¿Será que puedo #elegir diferente?


¿Y cuando la queja se convierte en una forma de comunicación y la conversación en una competencia de quejas? ¿Te ha pasado? ¡Para! Intenta conectar con las personas desde otro lugar, de forma completamente diferente, muestra lo que eres y no lo que se supone que debes ser o lo que se espera de ti.


Cambia el chip, fomenta charlas que inviten a nuevas realidades desde la energía que tu eres, mantente presente y consciente de lo que vas a decir, no te enganches, puedes ser la energía que invita a cambiar el rumbo de la conversación.


Pero eso sí, ten en cuenta que no siempre la gente está dispuesta a renunciar a su libreto, obsérvate, la energía te orienta para actuar en cada momento, en cada lugar y con cada persona.


No hay una norma, ni una forma correcta de actuar, a veces es preciso ser antipático, cortante, grosero. Otras veces con ignorar basta. Otras veces puedes permitirte un festín de quejas y unirte a la competencia. Se trata de ser la energía que se requiera cuando se requiera, aunque lo que resulte de ella no parezca correcto. ¿Qué más da?


Si #eliges evitar la queja, no te quejes de las quejas de los demás, recuerda: la permisión es la clave y tu área de influencia eres tu y nadie más.


Nos vemos pronto.


#queja #quejadera #gratitud #energia #elegir


¿Te interesa este tema?

Te recomiendo este libro maravilloso:

El Arte de No Amargarse la Vida