Diana Rodriguez Angulo

¿QUÉ ES SER KETO?

El sobrepeso se ha convertido en un problema de salud pública ¿la causa?

Desinformación, mitos alimenticios, recomendaciones nutricionales que ignoran los cientos de estudios realizados acerca del funcionamiento de la bioquímica y el metabolismo Humano.


El exceso de grasa es el causante de las enfermedades cardiovasculares, neuro y fisio degenerativas, diabetes tipo 1 y 2, síndrome metabólico, cáncer, enfermedades autoinmunes y en general de todas las enfermedades asociadas a la respuesta inflamatoria y metabólica del cuerpo frente a los distintos tipos de macronutrientes, mediante complejisimos procesos bioquímicos que sólo entienden los científicos.


Hemos abordado el problema con diversos métodos para bajar de peso: aguantar hambre, contar calorías, tomar batidos y productos mágicos, sudar la gota gorda en el gimnasio o trotando por horas.



¿Bajamos de peso? sí, pero como son regímenes restrictivos que además ignoran el funcionamiento del cuerpo y el metabolismo de los distintos macronutrientes, entonces nos enfrentamos a un cambio de hábitos alimenticios sin las herramientas para lograr resultados permanentes, como consecuencia abandonamos nuestro empeño y en muy poco tiempo recuperamos el peso perdido y un poco más mediante el llamado “efecto rebote”.

SER KETO, como su nombre lo indica no es una dieta, es un estilo de vida, un abordaje diferente de la nutrición y como tal busca generar en nuestro cuerpo cambios sustanciales y que aportan múltiples beneficios para la salud.

El objetivo es entrenar al cuerpo para extraer energía, ya no de los carbohidratos como fuente principal sino de las grasas. ¡No te asustes! Las grasas no son el coco que te han hecho creer que son, te lo voy a explicar muy por encima para que comprendas de qué se trata nuestro Estilo de Vida Keto.


La grasa acumulada en tu cuerpo no sólo proviene de las grasas que ingieres, el sistema digestivo convierte los carbohidratos en glucosa, cuando esto sucede el nivel de azúcar en sangre o glicemia se eleva, este incremento estimula al páncreas a secretar la hormona insulina para restablecer el nivel normal de glucosa en sangre, favorece su uso como fuente de energía para las células y estimula la conservación del excedente como grasa al interior del tejido adiposo como reserva de energía para ser usada “en tiempos de crisis”.


Cuando la insulina logra su cometido y el pico de glicemia cede, el cuerpo pide más glucosa en una sucesión interminable de picos glicémicos, ¿cómo pide glucosa el cuerpo? Te envía señales de hambre que te hacen comer aunque fisiológicamente no lo necesites.

Esa grasa almacenada para ser usada “en tiempos de crisis” nunca es usada, en nuestro mundo moderno esos periodos de crisis son inexistentes, no le damos la oportunidad al cuerpo de recurrir a esos depósitos de energía porque lo alimentamos más allá de sus necesidades, lo atiborramos de carbohidratos que se convierten en glucosa y que al no ser usados como energía se almacenan en forma de grasa generando el sobrepeso y la obesidad.



¿Qué buscas al Ser Keto? Suprimir los picos de glicemia o azúcar en sangre ¿Cómo? Limitando el consumo de carbohidratos a un mínimo porcentaje de la ingesta diaria.

Te preguntarás ¿Si no consumo carbohidratos que se conviertan en glucosa como fuente de energía, ¿de dónde va a sacar energía mi cuerpo?

Ahí está el fundamento de nuestra alimentación Keto.

La respuesta es: de los cuerpos cetónicos. ¿Los cuerpos qué? Los cuerpos cetónicos son el resultado del estado metabólico llamado cetosis y que exploraremos en la próxima entrega de SER KETO.

Nos vemos pronto.


#VidaKeto #Cetosis #Incrediblog #serketo

57 vistas